Tratamientos: Nódulo Tiroideo

Cómo darse cuenta que se tiene un problema de tiroides?Cómo darse cuenta que se tiene un problema de tiroides?

Generalmente se detecta el problema debido a la presencia de un “nódulo” (“pelotita”) o “crecimiento” en la parte anterior del cuello.  Esto puede percibirse por la persona, al examen físico de rutina por el médico, o es detectado mediante un ultrasonido de cuello.

Pueden presentarse además algunos síntomas como pérdida o aumento de peso de manera acelerada, intolerancia al frío, temblor en manos, irregularidad menstrual, entre otros.

Qué tratamientos existen para ese problema?Qué tratamientos existen para ese problema?

El tratamiento de nódulos en la glándula tiroides generalmente es mediante cirugía, la cual se realiza si éstos crecen durante su control, o bien si se diagnostican células cancerígenas en una biopsia hecha con aguja.

 

Cuales son los riesgos del tratamiento?Cuales son los riesgos del tratamiento?

En la cirugía de tiroides existen riesgos poco frecuentes en manos experimentadas, por lo que es una cirugía muy segura.

Los riesgo más importantes son la disfonía (ronquera), y la lesión de las glándulas paratiroides que se ubican junto a la glándula tiroides.

Éstas glándulas son las encargadas de mantener un nivel de calcio en sangre normal, por lo que si hay daño a las mismas hay que dar tratamiento, que consiste en tomar pastillas con calcio suplementario de por vida.

Cuáles son las consecuencias de no recibir tratamiento?

Si un nódulo benigno no se trata puede seguir creciendo, haciendo más difícil la cirugía en el futuro.

Si se trata de un nódulo con cáncer, la enfermedad puede diseminarse primeramente al cuello, y luego al resto del cuerpo, como por ejemplo a pulmones e hígado.

Que cuidados hay que tener después de la cirugía o tratamiento, (chequeos, etc.)?

La recuperación de la cirugía es rápida y sencilla.

Los mayores cuidados posoperatorios se relacionan con el cuidado de la herida quirúrgica, dando  una buena educación al respecto.

El seguimiento posterior al procedimiento con el médico se recomienda sea cada 3 meses, en el primer año.

Se realizan exámenes de sangre para determinar hormona tiroidea en la circulación, y así recomendar la dosis de hormona tiroidea a administrar como suplemento.  También se realizan exámenes especiales para estar seguro de que la enfermedad fue erradicada.

Colaboró
Dr. Josías Juantá Castro
CIRUJANO ONCÓLOGO, CIRUJANO DE CABEZA Y CUELLO
ESPECIALISTA EN MICROCIRUGÍA Y RECONSTRUCCIÓN ONCOLÓGICA

GRUPO ONCOLÓGICO HOPE, Policlínico San Bosco
HOSPITAL CLINICA BIBLICA
San José, Costa Rica