4 truquitos para evitar tener hambre a toda hora

hambre¿Has comenzado ya la operación bikini y sientes que tienes hambre a todas horas? Si quieres perder algo de peso o al menos mantener la línea de cara a este verano, convierte estos cuatro trucos en hábitos de vida y pronto verás resultados.

 El apetito insaciable es algo más de “coco” que de necesidad, pero si ya has intentado mentalizarte y no lo consigues, te resultarán útiles estas cuatro técnicas para evitar tener hambre a todas horas.

Come con más frecuencia. 

evitar_comer_a_cada_instanteCuando uno lleva una vida muy ocupada, es frecuente que se salte comidas. Mientras estás distraída pierdes contacto con tu cuerpo y es posible que estés hasta cinco horas sin comer nada. Este olvido se paga con un hambre voraz que te hará comer muchísimo más de lo habitual en la única comida que hagas al día y acabarás ganado peso, sobre todo si lo siguiente es ir a la cama o sentarte a ver la tele en el sofá. Para mantener estables el cuerpo y la mente lo mejor es comer cinco veces al día, inténtalo aunque para ello tengas que poner una alarma en el teléfono.

Llénate con fibra.

La fibra es saludable y tiene la gran virtud de hacerte sentir satisfecha durante varias horas. Además ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina, lo que se traduce en unos niveles de energía más estables durante mayor cantidad de tiempo. El promedio de ingesta de fibra diario es de 15 gramos, pero el objetivo es llegar a los 25 gramos. Para ello habría que tomar al menos dos porciones diarias de fruta y varias raciones de verduras en todas las comidas, así como pan, arroz o pastas integrales.

Sé una estratega con las proteína y las grasas saludables.

Ambas, las proteínas y las grasas saludables mantienen el estómago lleno y retrasan la sensación de hambre. Así que incorporar ambos elementos a las comidas diarias es un modo inteligente de evitar las oscilaciones de los niveles de azúcar en la sangre. La recomendación es incluir alguna proteína magra o alguna grasa saludable en cada comida. Por ejemplo, los veganos pueden optar por las lentejas y las alubias como proteínas casi perfecta, y los vegetarianos pueden optar por los huevos y el yogurt griego. Los que coman de todo, pueden probar con el pescado y con casi todas las aves.

Bebe té verde. 

Uno de los modos más eficaces de regular el estado de ánimo es evitar las bebidas azucaradas y los edulcorantes artificiales y sustituirlos por agua o por una taza caliente de té verde sin azúcar para mantenerse hidratado. En un estudio británico llevado a cabo sobre este tema más del 70 por ciento de los participantes aseguraron que elevar la ingesta de agua había mejorado su estado de ánimo. Y aún hay más, pues otro estudio, esta vez realizado en Japón, en el que participaron 40.000 personas, reveló que los niveles de estrés se habían reducido un 20 por ciento entre las personas que bebían al menos cinco tazas diarias de té verde.