Consejos de una mujer de 60 años para las jóvenes de 30

 

Si tienes 30 años, seguramente comenzarás a estresarte un poco al cuestionarte sobre tus logros en la vida, tu camino y tus sueños.

Margaret Manning decidió abandonar su trabajo para cumplir su sueño: crear una asociación para mujeres mayores de 60 años.

Ella quedó sorprendida tras escuchar a mujeres de 30 años el temor a envejecer, así que pidió a las mujeres de su asociación escribir algunos consejos para quienes se encuentran en esta edad.

Este fue el resultado:

– Recuerda que solo tienes una vida; esto no es un ensayo general.

– Intenta ser positivo y buscar el lado bueno de cada experiencia vital.

– Vive cada día de tu vida plenamente, porque no sabes lo que te espera a la vuelta de la esquina.

– Recuerda que la vida puede cambiar en un instante.

– Ama todas las etapas de tu vida y no temas pasar por ninguna, porque todas y cada una de ellas son mágicas.

– ¡Sal y disfruta de la naturaleza!

– Busca un hobby o un empleo que te hagan experimentar las diferentes sensaciones de cada fase de tu vida.

– Sé tú misma. Envejece con dignidad. Acepta los cambios de tu cuerpo y de tu mente a medida que vas madurando.

– Sé sincera contigo misma siempre, es un proceso de aprendizaje lento, pero vale la pena.

– Guarda tus recuerdos, pero no seas demasiado dura contigo misma.

– La edad es solo un número; no define quién eres.

– No dejes de inspirarte.

– Vive de una manera sencilla y ahorra. Ejercítate, cultívate, lee y viaja.

– Cómprate ropa clásica. Siempre estará a la moda.

– ¡No llenes tu vida de basura!

– No te obsesiones con las arrugas. Cuando empiecen a aparecer en tu cara, piensa que son el mapa de tu vida.

– Vive con pasión y con amor, con los ojos y el corazón abiertos. Simplemente, sé feliz.

– Valora los pequeños placeres de la vida; no compliques más las cosas.

– Quiere y respeta a tu pareja y a tus hijos del mismo modo que quieres que ellos te amen y te respeten a ti.

– Da tu amor de forma libre e incondicional.

– Ten hijos cuando quieras tenerlos: no hay un momento clave y específico para ello.

– Muestra empatía contigo misma y con los que te rodean.

– Toma muchas fotos. Te alegrarás de tenerlas cuando tus seres queridos dejen de estar ahí.

– Aprende a perdonar desde la juventud.

– Olvida tus enfados, y deja que la gratitud y la alegría inunden tu vida.

– Ten un círculo íntimo de amigas. ¡Es fundamental!

– Nunca te vayas a dormir enfadada contigo misma o con otra persona.

– Dile a tu pareja, a tus amigos y a tu familia que los quieres todos los días.

– No pierdas el tiempo preocupándote de cosas que no puedes cambiar; cambia las cosas que sí puedes.

– Sal cuanto antes de una mala relación; no puedes cambiar a la otra persona.

– ¡Cuida tu piel! Sonríe con frecuencia.

– Confía en tus instintos y nunca hables mal de ti.

– Sé amable contigo misma. No tengas en cuenta lo que no está bajo tu control. Si hay algo que te hace sentir mal, sácalo de tu vida.

– Aprende a reírte de ti misma. ¡No seas tan seria!

– Deja que tu hijo sea tu maestro.

– Sé una guerrera; aprende a disponer de tus propios recursos y a ser autosuficiente.

– No te dejes guiar por el miedo.

– Muéstrate agradecida cada día, hasta cuando sea un mal día. Siempre hay una lección por aprender.

– ¡No dejes que nadie te diga que eres demasiado vieja para hacer algo! O demasiado joven.

– Deja que tu vida sea fuente de inspiración para otras.