Razones por las que deberías empezar a  acorrer

 

Aumenta y mejora la autoestima y la autoconfianza
Correr construye tu autoconfianza y autoestima más que ningún otro deporte, ya que es el que más fácilmente permite comprobar como día a día vas superando obstáculos y mejorando marcas. Ir superando retos y derribando barreras, ver progresos semanalmente y recuperar la figura, ayuda a mejorar tu autoestima y confianza.

Elimina el estrés
El estrés es el gran caldo de cultivo asociado al padecimiento de otras enfermedades. Puede que el gran beneficio de la carrera sea la descarga de energía y la eliminación de presiones y tensiones acumuladas. Si se reduce las tensiones emotivas y ambientales, se aleja la posibilidad de padecer enfermedades.

Mejora tu actitud ante la vida
La generación de endorfinas, la hormona de la felicidad, contribuye a que veas la vida de forma más positiva. La mejora del aspecto físico en general, y la generación de endorfinas cada vez que te calzas las zapatillas, ayudan a mejorar tu actitud ante la vida, el modo en que afrontas nuevos problemas y los contratiempos del día a día. Acumulas más energía positiva para enfrentarte con otro talante a la vida.

Fortalece tu determinación y tu mente
Correr realizando tiradas largas cerca del umbral de la fatiga ayuda a fortalecer tu mente, potencia tu determinación y mejora tu disciplina. Cuando el cuerpo siente fatiga y pide descanso, pero le mantienes en carrera hasta acabar el entrenamiento, no solo mejoras físicamente si no que valores como la constancia, disciplina y esfuerzo adquieren un significado y forman parte de tu vida.

Te hace más feliz
Correr implica esfuerzo y voluntad, pero te hace sentir mejor. Un estudio publicado en Medicine & Science in Sports & Exercise, determinó que apenas 30 minutos de actividad física pueden levantar inmediatamente el estado de ánimo de alguien que sufre de un trastorno depresivo mayor.

Te ayuda a quemar calorías más rápido, incluso cuando ya dejaste de correr
No sólo quemas calorías mientras corres, también lo haces después. Además, no necesitas correr a alta velocidad para obtener este beneficio, sino que es suficiente con que lo hagas a una rapidez moderada.

Aumenta tu expectativas de vida
Si corres 150 minutos semanales, es probable que vivas más tiempo. La investigación ha demostrado que las personas que hacen actividad física de este tipo pueden aumentar en algunos años su expectativa de vida. Incluso, los fumadores pueden sumar alrededor de 4,1 años, los sobrevivientes de cáncer 5,3 y las personas con enfermedades del corazón 4,3.